¿Cómo se quita una mancha de óxido de los azulejos?

Lo que llamamos óxido es en realidad óxido de hierro. Tan pronto como un metal ferroso está en presencia de humedad, se oxida y aparece el óxido. Suele pasar que intentamos quitar una mancha de óxido en azulejos u otras superficies, porque puede aparecer rápidamente.

Basta con poner un objeto metálico en el suelo durante unos días para ver con horror que ha dejado una marca terrible. Incluso estando alerta, esta desventura sucedió rápidamente. Deje una herramienta tirada en la terraza o pierda un tornillo mientras repara y el daño ya está hecho. Pero afortunadamente hay soluciones para solucionarlo.

En este artículo te damos todos nuestros consejos para quitar una mancha de óxido de los azulejos.

3 métodos para quitar una mancha de óxido de una superficie porosa

Frote suavemente con papel de lija fino

Si tus baldosas son de cemento o terracota, si son de hormigón o losas de piedra, o incluso baldosas, frota suavemente la mancha con pequeños movimientos circulares con una lija fina. Enjuague para eliminar los residuos, luego observe el resultado. Si la tarea es reciente, este simple gesto debería ser suficiente.

Limpiar con agua tibia y jabón de marsella

¿La tarea no se ha ido por completo? Prepare un recipiente con agua muy caliente con jabón de Marsella y luego frote enérgicamente la mancha con un cepillo.

Usa un detergente ácido

Si la mancha sigue ahí después de estas dos operaciones, pasa al último paso, que consiste en utilizar un detergente ácido. El ácido disolverá el óxido y lo decolorará. Pero tenga cuidado, algunas precauciones son necesarias porque este tratamiento es agresivo y puede dañar su revestimiento. Colocar unas gotas de ácido clorhídrico sobre la mancha, dejar actuar 10 segundos sin frotar, luego enjuagar con agua limpia. Repita la operación varias veces si es necesario. También se puede utilizar ácido cítrico o ácido fosfórico.

Ojo, no pongas más ácido del necesario para ir más rápido, y no lo dejes actuar más de 10 o 15 segundos porque pasado este tiempo, el ácido ataca directamente a los componentes de tus baldosas. En primer lugar, haga siempre una prueba en un lugar poco visible para observar la reacción de su pavimento o alicatado.

Finalmente, tenga en cuenta que el limón, el bicarbonato de sodio y el vinagre son ineficaces y demasiado corrosivos para usarse en baldosas porosas.

Eliminar una mancha de óxido en una superficie lisa

Si tus azulejos son de cerámica o loza, puedes superar la tarea con buenos remedios caseros. La ventaja de estas recetas antiguas es que utilizan principalmente productos fáciles de encontrar y económicos: el jugo de limón, el bicarbonato de sodio o incluso el vinagre blanco suelen estar presentes en nuestros armarios.

  • Jugo de limón: Vierta jugo de limón en el área manchada y espolvoree con una cucharada de bicarbonato de sodio. Dejar durante media hora. Luego frote con el lado abrasivo de una esponja, luego con una piedra de arcilla. Finalmente, enjuague todo con agua muy caliente y detergente líquido. No dude en volver a empezar una segunda vez si es necesario.
  • Vinagre o coca cola: pueden sustituir al limón, pero el tiempo de acción es mayor. Luego déjalo reposar durante la noche.
  • Blanc de meudon: se puede usar en lugar de bicarbonato de sodio y agregar al vinagre.
  • Agua oxigenada: otra técnica es simplemente frotar la mancha de óxido con agua oxigenada.
  • La patata: ¡te puede ayudar! De hecho, contiene ácido oxálico que actúa eficazmente sobre las manchas de óxido. Corta una papa por la mitad, espolvorea con bicarbonato de sodio y frota la mancha. Repita tantas veces como sea necesario.

Como ves, las manchas de óxido en los azulejos no son irremediables. Lo importante es adaptar el tratamiento a su revestimiento, ya sea poroso o liso. Para quitar una mancha de óxido de los azulejos, ten en cuenta que hay que actuar con rapidez. Cuanto más reciente sea la mancha, mejor lograrás eliminarla.

Como más vale prevenir que curar, lo ideal sigue siendo evitar la aparición de estas desagradables manchas. Para ello, existen los recubrimientos antioxidantes para azulejos, que son un excelente barniz protector, no solo contra la aparición de óxido, sino también contra los arañazos.