Reparación de electrodomésticos: ¿cuánto cuesta hacerlo?

Reparación de electrodomésticos: ¿cuánto cuesta hacerlo?

Después de un corte de energía o un mal funcionamiento, los electrodomésticos pueden averiarse. Si a veces es suficiente desenchufarlos y volverlos a conectar para que vuelvan a estar operativos, en la mayoría de los casos es necesario llamar a un reparador. Los talleres de reparación especializados en electrodomésticos pueden trabajar en todo tipo de máquinas. Se ocupan de varias averías que van desde la bombilla fundida de un refrigerador hasta el reemplazo de una resistencia en una lavadora. Sin embargo, este tipo de intervención sigue siendo bastante raro y puede ser difícil estimar el precio de las reparaciones.

Tarifas teniendo en cuenta la tarifa por hora de mano de obra y repuestos

El importe de la reparación de un electrodoméstico no es fijo. Tiene en cuenta varios criterios. Según la complejidad, la antigüedad del electrodoméstico y la disponibilidad de repuestos, el precio no es el mismo para un lavavajillas, una vitrocerámica o una secadora. El segundo elemento a tener en cuenta es el precio de los repuestos. Puede aumentar rápidamente la factura en caso de que se reemplace una pieza importante.

El tercer elemento a tener en cuenta es la tarifa por hora de la tienda de conveniencia. Este precio varía según la demanda, pero generalmente oscila entre 40 y 75 euros la hora. El último elemento que puede influir en el precio de las reparaciones es la zona geográfica. El precio de los servicios está aumentando en las grandes ciudades, especialmente en Île-de-France, porque hay muchas solicitudes. El precio de los servicios, en última instancia, oscila entre los 30 euros de las reparaciones más sencillas y los casi 400 euros de las más complejas.

¿Estás buscando puertas de madera rústicas? Nuestros amigos de TodoPuertas.net disponen de una gran colección con puertas de interior rústicas de todo tipo, en ella encontrarás puertas de madera maciza de todos los estilos, multitud de diseños y en las medidas que necesites.

Reparaciones de hasta 400 euros en determinados dispositivos

Las reparaciones más pequeñas se refieren, por ejemplo, a un simple cambio de bombilla en un refrigerador. De media cuesta entre 30 y 80 euros según la región para esta reparación. Sin embargo, los problemas más serios relacionados con el compresor o el ventilador del electrodoméstico pueden aumentar la factura. En estos casos, el precio de las reparaciones puede oscilar entre los 25 y los 400 euros. Las estufas son bastante fáciles de reparar para un técnico experto en electrónica. Al igual que ocurre con los hornos y las estufas, su reparación cuesta entre 150 y 250 euros. Sin embargo, el precio puede ser más bajo para reparaciones más simples. Las reparaciones más caras suelen ser las del lavavajillas y los electrodomésticos dedicados a la lavandería.

El lavavajillas, la lavadora y la secadora son tres electrodomésticos que pueden averiarse fácilmente. Las razones más comunes son fugas, cambios de aceite incorrectos, un motor sobrecalentado o un problema con la tarjeta electrónica. Este último problema es uno de los más baratos de solucionar, con una reparación que oscila entre los 150 y los 250 euros. Para las reparaciones de una lavadora o secadora, la factura puede subir significativamente. Cuesta de media entre 200 y 400 euros dependiendo de la complejidad del problema a tratar. Si las reparaciones de estos dispositivos pueden ser muy costosas, existen formas sencillas de prolongar la vida útil de los dispositivos y evitar pequeñas averías.

Los reflejos a adoptar para evitar una avería precipitada y pagar menos por estas reparaciones

Algunos de estos gastos se pueden evitar cuidando regularmente los electrodomésticos. El mantenimiento, ya sea diario, mensual o trimestral, concierne a todos los electrodomésticos de la casa, incluidos los más pequeños, como aspiradoras o televisores. Descalcificar el lavavajillas o la lavadora una o dos veces al año y limpiar sus filtros periódicamente son sencillos consejos que ayudan a limitar las averías. Otros hábitos a adoptar, como evitar sobrecargar la ropa, también ayudan a limitar la rotura de piezas pequeñas de los electrodomésticos. Para reducir la factura, existen alternativas a la resolución de problemas por parte de un profesional.

Las asociaciones de Repair Café, por ejemplo, ofrecen reparaciones gratuitas en ciertos dispositivos. Si no acuden a sus domicilios, sus miembros están disponibles para poner en funcionamiento una aspiradora, una cafetera o cualquier otro pequeño electrodoméstico. Algunos sitios en línea también han establecido plataformas que conectan a personas que buscan llamar a una persona para reparaciones en el hogar.